Wednesday, December 14, 2005

De lo que sueña en mí

De lo que sueña en mí

ponerme a salvo

ocultarme entre la hierba venenosa

y languidecer bajo la cuarta luna

ser como nunca yo

lejos de la profundidad de mi piel

un animal en la calle matinal

husmeando el flujo electrizante

de un yo distinto y hermoso

sacudirme los sueños agobiantes

y doler casi mortalmente

aferrado a un madero

cuando ya casi no queda noche

resistir en el aire ardiente de tus habitaciones

padre mío

ocuparme de las letras

y abrir las ventanas que dan al largo día

dibujar la cara que tuve

antes de que me habitara un nombre propio

y después recordar los largos años

en que fui analfabeto e inocente

y en que más allá de la reja del jardín

el mundo era tan nuevo

y desconocido

como yo.



Creative Commons License

Thursday, December 1, 2005

No sabes si habrá amor

No sabes si habrá amor

o silencio tras la puerta.

Si amor, podrás ensayar otra vida

u otra enfermedad

en la cual languidecer

inadvertido.

Y al cerrar los ojos

comprobarás la extensión infinita

de los campos.

No le debes nada a la imaginación

y la vida ha sido parca.

Sabes que tu aliento

procede de un antiguo dolor

que es el mismo en el sueño

o en la vigilia.

Un dolor profundo

cuyas raíces son alternativamente

el miedo y la alegría.

En ese dolor ha nacido

esa mirada que asoma a la ventanilla

y vive agazapada en el espejo.

Pero si tras la puerta

sólo está el silencio,

tu lengua precaria

intentará todavía salvarte de la locura.

Supongo que el cuarto será verde

con una cama blanca y profunda.

Una lámpara arrojando su luz lunar,

no ya sobre las cosas,

sino sobre el desvencijado espíritu

que parece animar tus gestos

de animal melancólico.

Temo que al jalar el interruptor

de la lámpara,

habrás desaparecido

sin dejar más huellas

que las presentes.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.